Formalismo de los eleáticos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Formalismo de los eleáticos.

Mensaje por 2016054618 el Vie Jul 01, 2016 4:08 am

Formalismo de los eleáticos.

Esta hazaña que Parménides lleva a cabo seis siglos antes de Jesucristo, indudablemente, si la miramos y la contemplamos desde el punto de vista técnicofilosófico, se nos aparece como torpe, o mejor dicho, como ingenua; como hecha por un hombre que por primera vez maneja la razón, sin disciplina anterior, sin escuela, sin la experiencia secular de esa elaboración de los conceptos y de las ideas, que las va puliendo, puliendo, hasta hacerlas encajar perfectamente unas en otras. Es un hombre que lleva a cabo una hazaña ingenua y torpe, porque no sabe todavía manejar el instrumento que tiene en las manos. Descubren los hombres de esa época, los pitagóricos y Parménides, la razón; y quedan maravillados ante el poder del pensamiento; quedan maravillados de cómo el pensamiento, por sí solo, tiene virtudes iluminativas extraordinarias; de cómo el pensamiento, por sí solo puede penetrar en la esencia de las cosas. La aritmética de los pitagóricos, la geometría incipiente en aquellos tiempos, todo esto hizo pensar a aquellos hombres que con la razón van a poder descifrar inmediatamente el misterio del universo y de la realidad. Y entonces Parménides hace de la razón una aplicación exhaustiva, la lleva hasta los últimos extremos, hasta los últimos límites; y esa exageración en la aplicación de la razón es, probablemente, la que tiene que soportar la culpa de que el sistema de Parménides aparezca en su conjunto como un simple formulismo metafísico. En efecto, el principio racional de que Parménides hace uso es el principio de identidad. Ese principio según el cual algo no puede ser y no ser al mismo tiempo; ese principio de identidad es, empero, realmente un principio formal. No tiene contenido. Si lo queremos llenar, tenemos que llenarlo con palabras como "algo", "esto" "aquello"; con palabras como "una cosa no puede ser igual a otra" o "no puede ser desigual a sí misma". Esas palabras vagas -algo, aquello, esto, una cosa- les muestran a ustedes perfectamente que el principio es una forma que carece de un contenido objetivo propio que es una hebra de donde otras intuiciones procedentes de otros lados, pueden enhebrarse coherentemente; pero que si no hay otras intuiciones más que la propia intuición de ese principio, entonces este principio constituye un simple molde, dentro del cual no se vierte realidad ninguna.

Esto lo vemos clarísimamente si reflexionamos un instante en la impresión que nos producen argumentaciones como las de Zenón de Elea cuando ataca el movimiento. Recuerden ustedes la argumentación sutil de Zenón de Elea para demostrar que Aquiles no puede nunca alcanzar a la tortuga. ¿Qué impresión les produjo a ustedes aquel argumento? Les produjo la impresión de que aquello no convence; de que aquello está bien, de que es difícil refutarlo, de que quizá no puede encontrarse otro argumento que oponerle victoriosamente; pero, que, sin embargo, no convence mucho. Y en verdad que tienen ustedes razón. Tanta razón tienen en no conceder más que admiración pero no crédito a esos argumentos, tan verdad es eso, que los sofistas y los escépticos siglos después adoptan a Zenón de Elea como uno de sus grandes maestros. Pero, ¿qué es lo que falla en esta argumentación de Zenón de Elea? ¿ En dónde está la causa de esa desazón que su argumentación produce en nosotros? Es muy sencillo: la causa está en que Zenón de Elea hace un uso objetivo y real de un principio que no es más que formal; y como hace de ese principio un uso objetivo y real, siendo así cine el principio es puramente formal, no podemos rebatirlo fácilmente con principios de razón, de argumentación. Pero en cambio la realidad misma resulta contraria a lo que dice Zenón. ¿Y en qué consiste este choque entre la realidad y el principio formal? Recuerden ustedes el argumento de Zenón. Zenón parte del principio de que el espacio es infinitamente divisible. Pero pensemos un momento: el espacio es infinitamente divisible en la posibilidad; puede ser infinitamente dividido en el pensamiento; puede serlo como mero posible, como mera forma; pero el sofisma, por decirlo así, de Zenón de Elea, consiste en que ese espacio -que en potencia puede ser infinitamente dividido- es realmente y ahora mismo dividido. De modo que el sofisma de Zenón consiste en confundir las condiciones meramente formales y lógicas de la posibilidad con las condiciones reales, materiales, existenciales del ser mismo.

Dice Zenón que Aquiles no alcanza a la tortuga porque la distancia entre él y la tortuga es un trozo que se puede dividir infinitamente. Sí. Pero ese "se puede dividir infinitamente" tiene dos sentidos: un sentido de mera posibilidad formal matemática, y otro sentido de posibilidad real, existencial. Y el tránsito suave, el tránsito oculto entre uno y otro sentido, es el que hace que la argumentación sorprenda pero no convenza. Este es el vicio fundamental de todo el eleatismo. Todo el eleatismo no es más que una metafísica de la pura forma, sin contenido.

2016054618

Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 11/06/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Formalismo de los eleáticos.

Mensaje por Vanessa Peñaranda Quispe el Vie Jul 01, 2016 5:47 am

He podido encontrar un pasaje de El sofista, diálogo de Platón, en que dice textualmente que "Parmenides confunde aquello que es, con la unidad de lo que ello es". Voy a explicar a lo que quiere decir Platón.

Dice que Parménides confunde aquello que es, o sea la existencia de algo, con la
unidad de lo que ello es, o sea con la unidad de las propiedades de eso que existe.
Confunde, pues, según Platón, el existir con lo que yo llamo el consistir. Confunde la
existencia con la esencia. Confunde lo que más tarde va a llamar Aristóteles la
"substancia", con lo que la substancia tiene, o sea con lo que la substancia es, con .
su esencia. Una esencia no por eso, no por ser esencia, ha de existir ya.
Este error que Platón revela y descubre en la filosofía de Parménides es, en efecto,
fundamental. Consiste en confundir las condiciones formales del pensamiento con
las condiciones reales del ser.
Así, Platón se encuentra perfectamente armado para
desenvolver con una amplitud magnifica algunos de los postulados contenidos en la
filosofía de Parménides, y algunos otros que toma de su trato personal con
Sócrates. Voy primero a intentar fijar muy brevemente qué es lo que Platón debe a
Parménides y qué es lo que debe a Sócrates.

Vanessa Peñaranda Quispe

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 24/05/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Formalismo de los eleáticos.

Mensaje por Rosaluz Valdivia el Vie Jul 01, 2016 5:56 am

Recordemos que para Heráclito, no es posible pensar la realidad si no es dialécticamente, es decir: afirmando, negando y conciliando afirmación y negación. A la pregunta ¿qué soy en este momento?, debo responder dialécticamente. Soy mi pasado, porque sin él no sería lo que soy, pero el pasado ya no es más; soy mi futuro porque precisamente no he dejado de ser, pero el futuro aún no es. En consecuencia, en el presente, que es el único momento que me importa, soy y no soy: soy pasado que ya no es, y soy futuro que aún no ha comenzado. Lo mismo se puede decir de las demás cosas, que son y no son, es decir, la realidad es puro devenir.

El ser proviene del no ser, algo de nada. Si pensamos una cualidad y su contraria como dos entes, dos realidades ya hechas, como si permanecieran idénticas a sí mismas un solo instante, esto sería imposible. Pero si pensamos las dos realidades de una manera dialéctica, como manifestación de una realidad que no permanece idéntica a sí misma, que es y no es, que es lucha y armonía de contrarios, que ambas cualidades opuestas coexisten en tensión y armonía

Rosaluz Valdivia

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 01/07/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Formalismo de los eleáticos.

Mensaje por 2016054654 el Vie Jul 01, 2016 6:46 am

La escuela eleática es una enseñanza griega de filosofía presocrática, que tuvo su apogeo en los siglos V y IV a. C.1 El nombre proviene de la ciudad griega de Elea, Italia del Sur , hogar de Parménides y Zenón, máximos exponentes de la escuela, otro miembro fue Jenófanes . El pensamiento eleático se opone tanto a la filosofía materialista de los milesios como al planteamiento de la base mutable primigenia de las cosas formulada por el filósofo griego Heráclito . Según los eleáticos, el universo es en esencia una unidad inmutable, no existiendo el tiempo, siendo una unidad imperecedera y que está más allá de la cognición proporcionada por los sentidos humanos, pues, nuestros sentidos nos engañan. Sólo a través de la reflexión filosófica, afirmaban, se puede alcanzar la verdad última. Las observaciones sensoriales ofrecen tan solo una visión limitada y distorsionada de la realidad. Los eruditos difieren en si la escuela fue fundada por Jenófanes o Parménides. Muchas de las doctrinas eleáticas se basaron en las enseñanzas de Jenófanes, mientras que Parménides desarrolló sus doctrinas dentro de un sistema de metafísica, es decir, hablando del ser y del no ser. Según este último, la apariencia del movimiento y la existencia en el mundo de objetos distintos son mera ilusión: sólo parecen existir, apoyando este punto con las paradojas de Zenón de Elea. Las ideas de Pitágoras y Parménides en realidad nunca supusieron la base del idealismo que caracterizaría después a la filosofía griega y en particular al sistema metafísico de Platón. Sin embargo, al margen de su tendencia metafísica,los planteamientos contra la dialéctica cumplieron un rol estimulante en el avance de ella; centrando la posibilidad de significar lógicamente la condición contradictoria del movimiento.

2016054654

Mensajes : 254
Fecha de inscripción : 28/06/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Formalismo de los eleáticos.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.